Fuente Reuters

MÉXICO —La tormenta Kay se intensificó la tarde del lunes a huracán frente a la costa del Pacífico mexicano y se esperaba que dejara inundaciones y desprendimientos de lodo, a medida que avance hacia el norte en los próximos días, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por su sigla en inglés).

Durante el fin de semana, Kay dejó tres fallecidos, además de daños en propiedades, árboles caídos y ríos desbordados en el estado Guerrero, con daños visibles en el turístico puerto Acapulco.

«Van tres personas que fallecen desde que se inició esta condición ciclónica», dijo Roberto Arroyo, secretario estatal de Protección Civil.

A las 16.00 hora local (2100 GMT) el huracán se ubicaba a unos 495 kilómetros al suroeste de Manzanillo, una ciudad portuaria en el estado Colima, y soplaba vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora (km/h) con ráfagas más fuertes, mientras se desplazaba al oeste-noroeste a 17 km/h, de acuerdo a datos del NHC.